La niñez es una etapa de la vida alegre y divertida, pero también es un periodo crucial para la formación de un futuro adolescente que luego será un adulto funcional. Es por ello que algunos padres recurren con un psicólogo infantil para buscar ayuda con temas complejos de su crianza. Ya que es bastante común que los niños manejen comportamientos inadecuados y difíciles de corregir sin las herramientas prudentes.

A su vez, la mayoría de las personas se sienten ansiosas antes de acudir a la primera cita con este especialista, por el hecho de que no saben que pasará durante esas horas. Por ende, te explicamos 3 situaciones que suelan darse naturalmente en la primera cita con un psicólogo infantil. Lo cual te ayudará a estar seguro de que estas tomando la decisión adecuada para solucionar el problema que atraviesa tu hijo:

1. Entrevista con los padres

Inicialmente, el terapeuta tendrá una entrevista privada con los padres y allí le comentarán las inquietudes que los han llevado a su consultorio. En algunas ocasiones esta se da con anterioridad al día en que asisten con el hijo o puede que pasen a la oficina unos breves minutos mientras el niño juega en una sección designada para eso en el consultorio.

Esta sección del proceso es importante por el hecho de que el terapeuta tiene que saber las dimensiones y detalles de la situación, y los padres son los únicos capaces de contarla.

Por su parte, el encuentro también es valioso para los responsables del infante, ya que pueden familiarizarse con el psicólogo infantil y con ellos se tranquilizan bastante sus ánimos.

2. Introducción del niño

Siguiendo la idea, llega el momento para que el niño conozca al psicólogo y según la edad del infante esta conversación puede tener tonos muy distintos.

Asimismo, en primera instancia los padres acompañarán al hijo, y en algunos casos abandonan la sala después de que ambos se hayan presentado.

Por este motivo es imprescindible explicarles qué es un psicólogo a los más pequeños. Esto los prepara para el impacto que genera la presencia de otro adulto muy interesado en su vida y según su temperamento saberlo, facilitaría la relación con el terapeuta.

3. Conversación grupal

Del mismo modo, hay ocasiones en las que durante la primera sesión ocurre una larga conversación grupal entre los padres, el hijo y el psicólogo infantil que se extiende durante todo el tiempo disponible. Cuando esto sucede, se busca garantizar al niño que el extraño que está conociendo por primera vez es alguien confiable.

Además, también les permite a los representantes ver en primera personala compatibilidad que se da en la relación paciente-terapeuta.

En otro plano, desde la perspectiva del psicólogo infantil, es una buena forma de ir detectando patrones en la relación familiar que se trabajaran posteriormente.

¿Cuáles son los pasos siguientes a la primera cita con un psicólogo infantil?

A la primera cita le seguirán varias fechas en la agenda trimestral que consistirán de una exploración terapéutica para analizar el espectro psicológico completo que atraviesa el infante.

De la misma manera, habrá un diagnóstico que se comunicará a los padres y a partir de él se plantearán distintos enfoques de ayuda que pueden requerir del apoyo de la familia y de la escuela. Con el paso del tiempo se empezará a percibir un cambio sustancial en el comportamiento del niño, y en la medida de este se irán ajustando las condiciones de la terapia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *