El deporte y sus beneficios en la salud física y mental

Es sabido por todos que el deporte es bueno para nuestra salud, tanto física como mental, pero a lo mejor no sabías que también mejora la función mental, la autonomía, la memoria, la rapidez, la “imagen corporal”, la sensación de bienestar, etc, etc. Gracias a la actividad física se produce una estabilidad en la personalidad que se caracteriza por el optimismo, la euforia y la flexibilidad mental.

Los programas de deporte deben siempre proporcionar relajación, resistencia, fortaleza muscular y flexibilidad, para ser completas.

En el V Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria se destacó sobre todo la importancia de la actividad deportiva para obtener un completo el desarrollo físico, psíquico y social.

Además, todos sabemos que el deporte tiene una gran influencia en la prevención de muchas enfermedades y patologías, como por ejemplo la obesidad, la hipertensión, el estrés, la ansiedad, la diabetes, etc, etc.

Hay estimaciones de que un margen entre el 9 al 16 por ciento de las muertes producidas en países desarrollados, están atribuidas a un estilo de vida sedentario, en el que el deporte no ocupa un papel predominante.

El estado de salud de una persona depende en gran medida de este factor, combinado con otros también muy importantes como la dotación genética, la edad, la situación nutricional, la higiene, salubridad, estrés y tabaco.

Beneficios del deporte sobre el corazón

  • Disminuye la frecuencia cardiaca en reposo y aumenta la cantidad de sangre que expulsa el corazón en cada latido, cuando se está realizando un ejercicio.
  • La eficiencia cardiaca es mayor cuando gastamos menos energía al trabajar.
  • Estimula la circulación en el interior del músculo cardiaco,  favoreciendo a su vez la “alimentación” del corazón.

Beneficios sobre el sistema circulatorio

  • Contribuye a la reducción de la presión arterial y aumenta la circulación en todos los músculos.
  • Disminuye la posible formación de coágulos dentro de las arterias, por lo que prevenimos la aparición de posibles infartos y de trombosis cerebrales.
  • Actúa sobre el endotelio. Esta es la capa de células que cubre el interior de las arterias, segregando sustancias de importantes para su correcto funcionamiento.  Todo esto por una acción directa ya través de hormonas que se liberan con el ejercicio.
  • Mejora el funcionamiento de las venas, previniendo la aparición de varices en extremidades.

Beneficios sobre el metabolismo

  • Incrementa la capacidad de aprovechamiento del oxígeno que llega al organismo por medio de la circulación.
  • Incrementa la actividad de las enzimas de los músculos, elementos que permiten un mejor metabolismo muscular y por tanto una menor necesidad de exigencia de esfuerzo cardíaco.
  • Aumenta el consumo de grasas. Por lo que naturalmente contribuye a la pérdida de peso.
  • Colabora en reducir el colesterol total y del colesterol LDL (“o colesterol malo”) con un incremento del colesterol HDL (“o colesterol bueno”).
  • Mejora la tolerancia a la glucosa, lo que favorece el tratamiento de la diabetes.
  • Ayuda a la hora de tener una vida sexual plena, con los beneficios evidentes que esto tiene en el ser humano 😉
  • Mejora la respuesta inmunológica frente a posibles infecciones o agresiones externas de cualquier tipo.
  • Fortalece las estructuras del cuerpo: huesos, cartílagos, ligamentos, tendones y mejora la función del sistema muscular-esquelético. Esto aumenta la calidad de vida y el grado de independencia del que pueden disponer personas de edad avanzada o dependientes.
  • Disminuye todo tipo de síntomas gástricos y el riesgo de padecer cáncer de colon.

Beneficios sobre el tabaquismo

  • Las personas que realizan entrenamiento físico dejan el hábito de fumar con mayor facilidad
  • Existe una relación inversa entre el deporte  y el tabaquismo.

 

Beneficios sobre los aspectos psicológicos

  • Incrementa mucho la sensación de bienestar y disminuye el estrés. Se liberan de endorfinas, sustancias con estructura química similar a morfina, que favorecen la sensación de felicidad.
  • Reduce el grado de enfado, agresividad, ira, ansiedad, angustia y depresión.
  • Reduce con el tiempo la sensación de fatiga. Permite que  nos cansemos menos con los trabajos cotidianos, dándonos  más energía y capacidad de trabajo.

 

Beneficios sobre el aparato locomotor

  • Aumenta la elasticidad de los músculos y las articulaciones, a la vez que aumenta la fuerza y resistencia.
  • Previene la aparición de osteoporosis, así como el deterioro muscular producido por los años.
  • Facilita los movimientos cotidianos y contribuye a la mayor independencia de las personas mayores o dependientes.
  • Mejora la capacidad para quedarse dormido y el sueño en sí.

 

4s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *