Consejos para eliminar los dolores de cabeza: desencadenantes nutricionales I

Causa n º 1: Carencia de magnesio

El déficit de magnesio puede ser hoy en día una de las causas más frecuentes de padecer dolores de cabeza, migrañas y cefaleas. Así pues tomar magnesio una de las formas más sencillas de evitarlos. Varios estudios, de los denominados doble ciego contra placebo, demostraron que el magnesio es eficaz para disminuir el número de migrañas así como su intensidad.

Si usted es propenso a sufrir dolores de cabeza tome 600 mg de magnesio cada día, durante al menos 3 ó 4 meses (tarda un tiempo en hacer efecto). Puede preguntar en su herbolario de confianza.

Hay varias formas de mejor absorción (como el citrato, el bisglicinato o el glicerofosfato) en lugar de aquéllas que pueden hacerle ir corriendo al baño (como el óxido, el hidróxido o el sulfato). También debe tener en cuenta que el magnesio ayuda a combatir la ansiedad y mejora la calidad del sueño. Esto es muy importante cuando se sabe que el estrés y el insomnio son dos factores bien conocidos que producen dolor de cabeza. Por lo que podemos decir que el magnesio es un alimento fundamental por muchas razones.

Causa n º 2: La sal

El exceso de sal es perjudicial para la salud, esto no es ningún secreto.Aumenta la tensión arterial, daña los riñones y agrava enfermedades autoinmune. Pero, ¿sabía usted que la sal en exceso también puede provocar los famosos dolores de cabeza?

Eso se ha demostrado con estudios comparando los efectos de una dieta pobre en sal (menos de 4 g al día) con los de una medianamente rica  (más de 8 g al día).  Los resultados fueron que los participantes que habían seguido el régimen con mayor contenido en sal tuvieron un 30% más de migrañas, además de los perjudiciales efectos de la sal sobre la tensión arterial (es necesario precisar que la tensión demasiado alta puede provocar también dolores de cabeza).

Por tanto, tenga cuidado con los alimentos muy ricos en sal como por ejemplo el pan, el queso, la salsa de soja, etc… Y por supuesto huya de los precocinados y la comida enlatada.

Causa n º 3: El azúcar y la glucemia

Las personas que suelen padecer dolores de cabeza normalmente saben que corren un elevado riesgo de sufrir un ataque cuando se saltan una comida. Pero no es ese ayuno lo que lo provoca si no más bien la bajada de azúcar en sangre.

Pero curiosamente lo que también provoca esas caídas brutales de la glucemia es todo lo contrario, es decir, comer alimentos demasiado azucarados, es decir, de alto índice glucémico.

Puede parecer paradójico, pero tiene mucha lógica: los alimentos con azúcares aumentan drásticamente el nivel de azúcar en sangre, lo que obliga a nuestro páncreas a responder con una secreción brusca de insulina para neutralizar la repentina subida.

Si usted suele tener migrañas, incluso la fruta puede provocar una mala reacción. Anda con ojo con la fruta azucarada, como por ejemplo las uvas, ciruelas o los plátanos, por ejemplo. También cuidado con la ingesta de alimentos con elevado índice glucémico: pan blanco o completo, patatas, arroz blanco o pastas, entre otros, etc.

Para acabar con las migrañas más radicales, es necesario dejar de consumir totalmente los almidones y la fruta más dulce durante algunas semanas hasta recuperarse.

Causa n º 4: La leche (¡y el calcio!)

La intolerancia a la lactosa provoca fuertes dolores de cabeza, el que la sufre lo sabe. La intolerancia a la lactosa afecta a entre un 35 y un 50% de la población española, es decir, de un tercio a la mitad. La buena noticia es que le bastará con suprimir totalmente los productos lácteos para encontrarse mucho mejor.

Además dejar de tomar leche, puede ser beneficiosa para otras dolencias. Demasiado calcio puede volver rígidas las arterias y provocar crisis cardíacas, pero también puede provocar dolores de cabeza. No significa que tiene que dejar de tomar leche, pero si cuidarse si es intolerante a la lactosa.

Hay muchos sustitutos de la lactosa que tienen el mismo saber o incluso más placentero, todo es cuestión de acostumbrase: leche de almendras, leche de coco, leche de soja, etc, etc…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *