Qué es la telemedicina, objetivos y beneficios

La telemedicina se podría definir de forma amplia como el uso de la tecnología al servicio de la medicina, para poder diagnosticar, seguir y tratar a los pacientes que lo requieran de forma telemática (remota).

Si entramos en más detalles, la telemedicina es la solución a problemas generales de salud, donde la distancia entre pacientes y sanitarios es un factor crítico que impide su realización de otra forma que no sea mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) con las que poder realizar intercambios de información paciente-doctor, realización de diagnósticos acertados, tratamientos eficaces (e incluso prevención de futuras enfermedades), evaluación e incluso, formación continua de profesionales del sector sanitario. Por supuesto todos estas acciones se desarrollan dentro del ámbito de la salud, con el único objetivo de mejorar la calidad de vida de la población que habita en localidades remotas, a las que es difícil de atender en otras condiciones.

Los objetivos de la telemedicina es disminuir, sino evitar por completo, las trabas que ofrece la distinción en el tratamiento de enfermedades o en la prevención de las mismas. Gracias a la tecnología la distancia ya no es un problema, y si podemos tener una reunión de trabajo en tiempo real, con decenas de personas situadas en ubicaciones repartidas por todo el mundo, porque no podemos atender de forma eficaz a un paciente situado en una localidad remota, pongamos aislada por la nieve o cualquier otro factor.

Sin duda esto ha sido posible gracias al imparable avance de la tecnología de información y la comunicación, sin cuya ayuda esto habría sido imposible. También, el uso generalizado de Internet y su acceso desde prácticamente todas las ubicaciones del planeta; ya sea mediante ordenadores, móviles o cualquier otro dispositivo gracias a Internet de la cosas (IoT) han ayudado al desarrollo de esta disciplica sanitaria.

Objetivos de la telemedicina

Los objetivos fundamentales de la telemedicina, los podemos resumir en cuatro puntos, sin entrar en mucho detalle:

DKV impulsa la telemedicina en la sociedad, gracias a la tecnología de  Microsoft Azure - Seguros News
  1. Prevenir, supervisar y controlar la propagación de enfermedades transmisibles y no transmisibles, mejorando la vigilancia epidemiológica. Este primer punto lo conocemos de primera mano, gracias a las ventajas que ha supuesto la telemedicina en la lucha contra la pandemia por la COVID-19, donde por ejemplo el uso del Big Data fue esencial para descubrir de forma temprana la existencia de un nuevo virus con posibilidades de convertirse en pandemia.
  2. Ayudar en la integración del sistema público de salud y a la universalidad de los servicios de salud con calidad, eficiencia y equidad para beneficio prioritario de las poblaciones excluidas y dispersas. Aquellos puntos de cada país que por su ubicación o distancia, hacen casi imposible que su población sea atendida de otra forma.
  3. Contribuir en la colaboración entre diferentes gobiernos, profesionales de la salud, sociedad civil y comunidades locales, para crear un sistema de información y de atención global de salud fiable, oportuno y de gran calidad, al servicio de la población.
  4. Agilizar la atención en salud, definiendo en tiempo real conductas a seguir, hasta llegar a ser tan eficaz o más, que la salud presencial ordinaria.

Beneficios de la telemedicina

Tanto los profesionales médicos como los pacientes que en última instancia son los más beneficiados de este avance, coinciden en que la telemedicina aporta más ventajas que inconvenientes en el cuidado, gestión y administración de la salud. Estos son los principales beneficios que ambos colectivo coinciden en afirmar:

Beneficios para la salud:

  • Fomenta la ayuda en tiempo real a la población que lo requiere, brindando la mejor calidad posible en la atención sanitaria.
  • Mejora la distribución geográfica de los recursos humanos en salud, al ser capaz de llegar a cualquier punto en un tiempo inmediato.
  • Disminuye el aislamiento en la práctica de salud rural, que tantas dificultades ha tenido siempre para acceder a una salud de calidad, muchas veces compartiendo los servicios de un único médico de cabecera entre varias localidades separadas por kilómetros y más importante aún, horas de distancia.

Beneficios en el desarrollo general:

  • Es un detonador de desarrollo social de la comunidad, al equilibrar las oportunidades globales.
  • Facilita el acceso a servicios y soporte técnico para poblaciones y comunidades rurales, con los beneficios que esto supone en la igualdad de oportunidades.
  • Reducen la brecha existente, dependiendo de la zona geográfica o de aquellas zonas que en determinadas estaciones del año se ven aisladas durante semanas o incluso meses (zonas de alta montaña, zonas aisladas con frío extremo, poblaciones en islas, etc.).

Beneficios en el acceso:

  • La telemedicina eliminar las barreras de acceso existentes y ofrece una alta calidad en el servicio e información a pacientes.
  • Igualmente disminuye la necesidad de traslados en muchas ocasiones, con los consecuentes ahorros en costes de transporte y reduciendo los considerables tiempos de espera que esto supone.

Beneficios para la educación:

  • Otro factor importante en la telemedicina, tal y como hemos comentado al inicio del post, son las oportunidades que ofrecer en la formación, estando a la vanguardia en tutoría y educación a distancia.
  • La telemedicina ofrece nuevas formas de apoyar y mostrar conocimientos especializados a hogares, escuelas, academias, centros comunitarios, etc.
  • Mejora la relación práctica con los médicos, siendo capaz de ofrecer clases prácticas de alta calidad para cientos de alumnos a la vez, como nunca se habría podido hacer de otra forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *