El codo de tenista, también conocida como epicondilitis, es una patología realmente común que consiste en una inflamación crónica en uno de los tendones que extienden el codo y afecta a una gran parte de la población, no solo a tenistas. A continuación hablamos sobre cómo tratar el codo de tenista, cuáles son sus causas y síntomas más frecuentes y los mejores remedios para superarla.

La epicondilitis, o codo de tenista, es una enfermedad que afecta directamente a los tendones del codo. Estos tendones normalmente se inflaman como consecuencia de roturas microfibrilares, que tienen lugar en el músculo a causa de movimientos repetitivos de la extensión de la muñeca y la supinación del antebrazo.

Cuando los músculos extensores del antebrazo se sobreusan y realizan los movimientos reiteradamente, la tendinitis aparece en forma de dolor y molestia. Se trata de una dolencia que puede afectar a toda la población y, aunque es muy común entre los practicantes de deportes con raquetas como el tenis, es una enfermedad laboral frecuente, sobre todo, para aquellas personas que trabajan en oficinas.

Causas del codo de tenista

La causa principal de la aparición de la epicondilitis es la reiteración de los movimientos musculares extensores del antebrazo. En la parte externa, se encuentran fijados los tendones que sufren pequeñas micro roturas responsables de la irritación y el dolor que siente quien padece epicondilitis.

Las actividades más habituales que provocan que los músculos del antebrazo se sobreesfuerzan son las siguientes:

  • Practicar frecuentemente deportes de raqueta como el tenis o deportes como el golf, sobre todo si el equipo que se utiliza no es el más correcto.
  • Realizar actividades que impliquen la torsión de la muñeca (uso de herramientas como un destornillador, estrechar las manos continuamente, etc… ).
  • Uso repetitivo del ratón y/o teclado.
  • Realizar rutas largas en moto o bicicleta.

Tratamiento del codo de tenista

Aunque el codo de tenista no es una enfermedad grave, puede llegar a ser muy molesta, por lo que el tratamiento, los masajes y ejercicios para recuperar la movilidad del brazo son imprescindibles para superar y curar la epicondilitis.

El tratamiento inicial deberá ser conservador y podrá variar dependiendo del grado de tendinitis. Para ello, es imprescindible seguir las recomendaciones médicas. Entre las opciones terapéuticas para tratar el codo de tenista con éxito, destacan:

  • Lo primero que debemos hacer siempre es consultar a nuestro centro de fisioterapia de confianza. Es sabrá orientarnos sobre la mejor opción posible a seguir.
  • Disminuir las actividades. También es recomendable utilizar una cincha epicondílea para inmovilizar el codo. Podrás obtenerla en tiendas ortopédicas.
  • Revisar nuestro equipo deportivo. Un equipo barato y de mala calidad puede agravar los problemas de codo de tenista.
  • Medicamentos: para tratar los casos más agudos se pueden utilizar antiinflamatorios, en pastillas o en pomadas si se deben usar de manera prolongada a causa de la inflamación crónica de los tendones.
  • Terapia de frío: la aplicación de frío o cremas enfriadoras en la zona, ayudarán a disminuir la inflamación articular, por lo que aliviarán los síntomas de la epicondilitis.
  • Fisioterapia: masajes, tratamiento con láser, ultrasonidos o la iontoforesis son las técnicas más utilizadas.
  • Infiltraciones: en los casos más graves, el codo de tenista puede tratarse clínicamente mediante la infiltración de esteroides o de plasma rico en plaquetas.
  • Artroscopia: si el médico lo considera, se puede realizar una cirugía abierta o artroscopia que permita limpiar el tejido degenerado o dañado. Esta opción se recomienda si los tratamientos menos agresivos han fracasado.

Además de los tratamientos indicados anteriormente, es importante realizar ejercicios y masajear la zona lesionada. Es importante realizar estiramientos que permitan potenciar los músculos y tendones afectados, sobre todo, cuando haya remitido el dolor.

Este vídeo puede ayudarnos a superar esta desagradable patología…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *