La hidratación y su importancia cuando hacemos deporte

Tenemos la falsa creencia que en verano hay que hidratarse mucho más que en invierno, pues bien, la hidratación es necesaria para el organismo siempre, por tanto, va a ser necesario en cualquier momento del año, solo que en verano debemos hacerlo un poquito más.

Nuestro cuerpo está formado por un 60 % de agua. El agua es un elemento indispensable para que nuestro cuerpo funcione de manera correcta (recomendado por fisioterapeutas), así que el agua nos ayuda a transportar y distribuir los nutrientes esenciales, elimina las toxinas de nuestro cuerpo, ayuda en las digestiones, es un magnífico lubricante para nuestras articulaciones y cartílagos y además regula la temperatura corporal.

¿Cuánta agua pierde nuestro cuerpo?

Estamos en constante pérdida de agua al respirar, al sudar, al orinar, al evacuar,… Podríamos resumirlo en que un cuerpo a lo largo de todas estas acciones pierde entre 2 litros y medio y cinco diarios, además va acompañado de calcio, potasio, sodio etc… el cuerpo de manera natural para compensar esta pérdida constante de agua los repone trasladando el agua interna de las células a la sangre si esa agua no se repone estaríamos en un proceso de deshidratación. La sed es un síntoma tardío de la deshidratación.

Consejos para una hidratación óptima en el deporte, según deportistas de alto rendimiento

  • Es necesario hidratarse antes durante y después. Sería aconsejable beber medio litro dos horas antes de comenzar, medio litro justo después de terminar y mientras haciendo deporte en intervalos de entre 15 y 20 minutos en pequeños buches de agua para evitar el flato.
  • Cuando empiezas a tener sed tu cuerpo ya entrado en deshidratación, es decir, ha perdido aproximadamente un 2 % del agua corporal y tu rendimiento acaba de empezar a disminuir.
  • Para evitar al organismo una regulación corporal innecesaria y gastar energía, la bebida debe de estar fresca pero no excesivamente fría así evitaremos que el organismo se tenga que regular primero antes de asimilarla.
  • A mayor sudoración más agua y más sales minerales se va a perder, en este caso sería interesante acompañar tu hidratación con bebidas isotónicas.
  • Hay que evitar tomar bebidas con cafeína, la cafeína como tal es un diurético y ayuda a la deshidratación.
  • Está comprobado científicamente que tomarse una cerveza después de un entrenamiento es bueno para su recuperación, tiene efectos positivos y además hidrata, ya que la cerveza tiene un alto contenido en agua. La cerveza ingerida de manera moderada en adultos sanos es una manera de hidratarse tras hacer deporte.

Recuerda que la hidratación es vital para nuestro organismo durante todo el año, ¡no la descuides!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *