Reconocer la función que ejerce el sistema inmunitario para protegernos ante gérmenes, bacterias o virus, permite saber cómo funciona una vacuna. Esto se debe a que dicho proceso biológico es el muro que protege al organismo de las infecciones, que luego se convierten en enfermedades.

Cuando nuestro organismo no puede combatir de forma natural las infecciones causadas por microorganismos como la Covid-19, las vacunas son un refuerzo para que el sistema inmunológico logre recuperarse y trabajar para evitar que los virus se expandan o dañen órganos vitales.

Tipos de vacunas desarrolladas contra la Covid-19

Una vacuna inhabilita el virus para priorizar la estimulación de la producción de anticuerpos, mismos que se encargan de imitar el virus o bacterias infecciosas para que el sistema inmunitario logre reconocerlas y defenderse de la invasión.

En el caso de las vacunas desarrolladas para combatir la Covid-19, la mayoría deberá aplicarse en al menos dos dosis. La primera dosis de la vacuna actúa para generar proteccióny con la segunda, que se administra pasadas unas semanas, se logra la máxima protección que promete la vacuna. Por ello, explicaremos cómo funcionan las vacunas desarrolladas hasta el momento:

  • Vacunas ARNm:  permite que las células imiten la proteína que contienen el virus, al hacer esto, nuestro organismo logra detectar que esa proteína es dañina y a través de los glóbulos blancos combatirán la Covid-19.
  • Vacunas de subunidades proteicas: no contienen el virus completo, sino parte de él. Luego de vacunarnos, el sistema inmunitario creará memoria y de llegar a infectarnos, las células de memoria reconocerán la Covid-19 e iniciarán el proceso de eliminación.
  • Vacunas de vectores: esta es una vacuna más compleja, debido que incluye una débil versión viva del virus, una imitación del virus real con material genético de la Covid-19. Esto es lo que se llama vector viral y ayuda al organismo actuar contra el virus.

Estrategia de vacunación frente a la Covid-19

La estrategia de vacunación para combatir la pandemia generada por la Covid-19, fue dividida en varias etapas por parte del Gobierno de España:

1. Epidemiología de la Covid-19

De acuerdo a distintos estudios realizados a nivel mundial, se determinó que la edad y las enfermedades subyacentes son los principales factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad de manera grave, hasta el punto de causar la muerte.

2. Fabricación de vacunas

Detectado el riesgo principal, se procedió al desarrollo de vacunas para hacerle frente a la pandemia y hasta el 10 de noviembre de 2020 había 38 vacunas en ensayos clínicos, es decir en la fase I del proceso sobre cómo evoluciona la vacuna que se fabrica.

Mientras que 14 se encontraban en la fase II y once vacunas estaban en fase III. Aparte de ello, la Federación Rusa y la República Popular de China tenía en desarrollo seis más, cuyo proceso no había terminado la tercera fase.

3.  Grupo prioritario de vacunación

Debido a que la producción de vacunas es limitada su administración debe tener un orden que dependerá de los grupos prioritarios. Es decir, aquellos que corren más riesgos en desarrollar gravedad de la enfermedad.

El Gobierno español ha establecido que las primeras dosis serán aplicadas a personal sanitario de primera línea, así como a personas con discapacidad que necesiten ayuda en todo momento de su vida. Es importante saber que las medidas pueden modificarse a medida que avance el proceso.

4. Logística, distribución y comunicación sobre las vacunas

Para que la distribución de las vacunas se haga de forma correcta por todo el territorio español, el proceso necesita la combinación de organización tanto de las instituciones públicas como de las compañías farmacéuticas.

Por otra parte, la ejecución de este plan debe ser de dominio público, con el objetivo de promover transparencia y dar respuestas ante cualquier duda generada en la población.

5. Seguimiento y efectividad

Esta etapa consta de registros que recopilan los datos sobre la vacunación, de esta forma se garantiza la vigilancia y el seguimiento que un proceso de esta magnitud requiere. De igual forma, el sistema de farmacovigilancia deberá hacer un seguimiento mediante el cual se analice la seguridad y efectividad de las vacunas conforme se apliquen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *