Para elegir las cremas solares naturales y potenciadores del bronceado adecuados es importante tener en cuenta ciertas características tanto de la piel como del producto que se quiere aplicar. Es por ello que decidimos crear un artículo para ayudar a escoger sabiamente los fotoprotectores que más beneficien la salud de la piel.

Según el SPF, la base de la elección

La base de la elección de una crema solar física o de un potenciador del bronceado depende del tipo de SPF o factor de protección solar que necesitamos. Estos datos generalmente aparecen en la etiqueta del producto, donde aparece el grado de protección que la crema o el potenciador puede ofrecernos. Mientras más alto sea el número, mayor será la protección.

El FPS o SPF nos indica la cantidad de veces que el fotoprotector puede incrementar la capacidad de defensa natural de nuestro cuerpo frente a la exposición solar. En el caso de las cremas, contienen una película que reflejan los rayos del sol e impiden que estos penetren a la piel. Es decir que no se absorben y por tanto, su efecto es inmediato.

En todo caso, de acuerdo a la función del SPF estos son sus índices:

  • SPF de 2 a 6: ofrece la protección mínima, por tal motivo es ideal para pieles muy oscuras.
  • SPF de 7 a 20: es una protección baja, la cual se recomienda para tonos oscuros de piel
  • SPF de 20 a 35: ofrece protección media y a partir de aquí, las cremas solares son ideales para fototipo III y II
  • SPF de 35 a 50: este número representa una protección alta, indicada para pieles claras de fototipo II y I.
  • SPF50 +: significa la mayor protección para las pieles muy claras y que presentan ciertas complicaciones ante la exposición solar, por lo cual es recomendada para pieles tipo I.

De acuerdo a cada tipo de piel

Para complementar la información dada, debemos hacer un especial enfoque en el uso de cremas de protección solar y potenciadores del bronceado según los diferentes fototipos o tipos de pieles. A partir de la información recogida podremos elegir las mejores alternativas según las características de nuestra superficie cutánea.

Por tanto, los protectores o potenciadores que según su SPF o FPS se utilizan para personas mayores no es la misma requerida por un niño mayor de un año de edad. En este sentido, en el caso de las pieles más morenas y bronceadas la recomendación corresponde a la aplicación de SPF 15. Cuando se trata de pieles claras se indica un SPF a partir de 30.

Por otra parte, si tenemos una piel muy clara y con pecas obligatoriamente el FPS debe ser al menos de 50, aunque lo ideal es 50+. Esto se debe a que la piel blanca necesita más protección que la oscura, ya que este último fototipo se pigmenta rápidamente.

¿Cómo elegir el formato del protector solar?

La innovación en el mercado de los fotoprotectores físicos no para de avanzar. Es por ello que en la actualidad estos productos los podemos encontrar en el mercado en distintos formatos como aceites, cremas, sprays, bálsamos o sticks.

En este caso, los expertos recomiendan elegir el formato que mejor se adapte a nuestros gustos, ya que su eficacia no depende de ello, sino de los datos antes proporcionados. Sin embargo, si queremos usar productos muy específicos, los solares en gel, spray o mousse son muy recomendables cuando se tiene piel grasa.

En cuanto a la piel seca requiere de formatos en pomadas, ungüentos o cremas humectantes. Por otra parte, la piel mixta se ve favorecida con gel o crema. Para las pieles sensibles se recomiendan aquellas donde su fabricante lo especifique o las indicadas por el dermatólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *