¿Qué es realmente el gluten? ¿Es tan peligroso como dicen? ¿Qué sabes realmente sobre el pan?

Parece que entrar en una panadería es totalmente inofensivo, pero sin embargo, comprar una barra de pan se ha convertido hoy en día en un deporte de riesgo, y pueden decirte por ahí:

  • “¡La barra de pan es una mina de gluten!”
  • “¡¿Y que pasa con el índice glucémico?!”
  • “¡Pan blanco por la noche! ¿Pero está usted loco?”

Sin embargo nuestros abuelos comían más pan incluso que nosotros, ya que era un alimento barato y llenaba y no parecían llevarlo tan mal. Entonces, ¿qué es lo que ha pasado?

El pan se ha convertido en uno de los temas más controvertidos, en el punto de mira de muchos nutricionistas… ¿No se estarán pasando un poco?

El Pan y el gluten

pan con gluten En los supermercados es cada vez más común las zonas sin gluten. Estanterías plagadas de estos productos ¿Es algo bueno para la salud de los clientes o sólo un filón para las empresas fabricantes? Muchos expertos debaten sin cesar sobre el “todo sin gluten” y sus consecuencias en nuestra salud.

En este post hablamos de forma práctica sobre el gluten, lo que le permitirá sacar sus propias conclusiones acerca de los peligros que esconde, tanto el pan como el gluten. Además también le enseñaremos a evitarlos, comentándole cómo puede sustituir los productos nocivos para la salud.

¿Se puede comer pan sin perjudicar la salud?

La respuesta es que si, evidentemente. Eso si, hay criterios que debe respetar.

  • Evite el exceso de sal de algunos panes blancos.
  • Evite panes con poca fibra. La fibra es uno de los nutrientes más importantes para toda dieta saludable. El consumo diario recomendado es de 14 gramos por cada 1,000 calorías consumidas. Sin embargo, una pieza pan blanco no aporta ni un gramo de media.
  • Índice glucémico. El pan blanco tiene un índice glucémico muy elevado, lo que significa que aumenta rápidamente los niveles de azúcar en la sangre y de insulina. Este efecto favorece el aumento de peso, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y el desarrollo de enfermedades del corazón.
  • Harina blanca. El pan blanco que ha sido elaborado con harina blanca, sobre todo la harina refinada, carece de vitaminas y minerales.

Hay muchos tipos de panes dependiendo del tipo de harina con el que se han elaborado. Infórmate en tu herboristería de confianza, y empieza a disfrutar de una vida más saludable:

  • De trigo sarraceno.
  • De quinoa.
  • De arroz.
  • De mijo.
  • De fonio.
  • De teff.
  • De sorgo.
  • De amaranto.
  • De castaña.
  • De soja.
  • De lupino.
  • De cáñamo.
  • De garbanzo.
  • De lentejas.
  • De patata, batata o ñame.
  • De mandioca.
  • De pepitas de uva.
  • De maíz.
  • De coco.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *