Baja tu ansiedad cuidando de tu flora intestinal

La ansiedad y el estrés son sensaciones negativas que nos bloquean y pueden hacernos sentir realmente mal. Cuando notamos estos síntomas, lo primero que deberíamos hacer siempre es consultar a un psicólogo  profesional.  Sin embargo siempre tenemos remedios “más caseros”. Para reducir la ansiedad, los últimos estudios realizado están demostrando que es esencial cuidar la flora intestinal.

La ansiedad es el sentimiento o la sensación más paralizante, negativas y perturbadoras, que podemos experimentar. Además de recurrir a terapias relajantes como el yoga o el mindfulness, podemos mejorar y prevenir esta sensación de extremada alerta, con unas pautas dietéticas.

Algunos síntomas de la ansiedad

La ansiedad es una emoción que puede experimentarse a partir de una situación de estrés puntual o prolongado a lo largo del tiempo que no podemos controlar. Es una sensación muy negativa que nos bloquea y hace sentir mal y percibimos nuestro entorno de una forma perjudicial.

Generalmente notamos:

  • Sudoración
  • Sensación de vértigo
  • Molestias gastrointestinales: acidez de estomago, irregularidad intestinal, digestiones lentas y pesadas.
  • Un aumento de la tensión arterial
  • Temblores
  • Sequedad en la boca
  • Sensación de irrealidad

La red neuronal del intestino

Es muy conocida por psicólogos que la serotonina es una hormona que nos aporta sensación de tranquilidad y relajación, y nuestro organismo la produce para combatir la ansiedad y el estrés. El 90% de la serotonina se produce en el intestino.

Las últimas investigaciones nos muestran que en el intestino tenemos una gigantesca red neuronal, algo parecida a un segundo cerebro llamado sistema nervioso entérico. Son estas neuronas las que producen la mayor parte de la serotonina. Así que para disfrutar de una vida más relajada y “zen”, conviene cuidar a nuestros intestinos. Los probióticos, las fibras prebióticas e insolubles y el carbonato de magnesio pueden ser buenos aliados de nuestra salud intestinal.

Las investigaciones aún son recientes, pero parece ser que la flora intestinal es clave para tratar los trastornos de ansiedad. En un estudio publicado en la revista Nature se ha podido observar como ratones con una flora intestinal desequilibrada, sufrían más ansiedad y angustia cuando eran sometidos a estrés, que los que tenían una flora sana.

Bifidobacterium lactis, B. longum y Lactobacillus rhamnosus son bacterias probióticas que colaboran a equilibrar la flora intestinal

Otros aliados para luchar contra los estados de ansiedad

Podemos mejorar y prevenir la ansiedad con otros aliados dietéticos como por ejemplo:

La Griffonia simplicifolia es una buena ayuda para calmar la ansiedad, ya que aporta 5-hidroxitriptófano  (5-HTP) un aminoácido con el que nuestras neuronas producen la serotonina. Del que estuvimos hablando en artículos anteriores.

El hongo hericium (Hericium erinaceus) tambien conocido como melena de león, al cual se caracteriza por propiedades como la de mejorar nuestras capacidades intelectuales, combatir estados de tristeza y depresión y calmar la ansiedad. Además este hongo es una buena fuente de fibras prebióticas.

El magnesio participa en cientos de reacciones bioquímicas, entre ellas las que llevan a relajar la musculatura y mejorar los estados de ánimo alterado junto con el trabajo sinérgico con otras vitaminas.

Pero ante situaciones estresantes, también podemos recurrir a suplementos nutricionales que nos aporten un extra, como ayuda preventiva, pero no habrá nada que supere a las fuentes naturales.

 

 

3s comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *