Así le está envenenando el agua del grifo

Qué pensaría si le dijera que cada mañana usted se toma un cóctel de nitratos, pesticidas, herbicidas, antibióticos, ansiolíticos e incluso arsénico. Que es una locura ¿no? Pues permítame que le diga que si usted hace algo tan cotidiano como beber agua directamente del grifo, se ha convertido en  un consumidor habitual de cócteles de este tipo, altamente peligrosos para la salud.

El Ministerio de Sanidad  lleva a cabo en nuestro país desde hace años, un análisis periódico del agua destinada al consumo. De estos análisis se desprende que el 96,1% del agua potable es “apta para el consumo”. Parece que podemos estar tranquilos pero, con el microscopio en la mano, la cosa cambia.

salud y agua del grifo

En una muestra de agua de grifo de cualquier hogar de España encontramos:

  • Arsénico (sí, ese elemento químico extremadamente venenoso usado para asesinar sin dejar rastro)
  • Restos de medicamentos, que han pasado al agua tras haberlos tomado personas y animales.
  • Hormonas de las que se administran a la ganadería.
  • Cloro (imprescindible para eliminar los microbios, pero malo para la salud).
  • Nitratos, pesticidas, metales pesados…

La dosis que se encuentran en un vaso de agua de cada una de estas sustancias es realmente ínfima. Se quedan muy por debajo del umbral de toxicidad, salvo en momentos puntuales, como el que ocurrió en Ferrol hace tiempo, donde no se pudo beber agua durante unas semanas debido al alto nivel de trihalometano que contenía.

Eso ha hecho que durante mucho tiempo se decidiera que los residuos de nitratos, pesticidas, herbicidas, hormonas, antibióticos y ansiolíticos en el agua del grifo eran insignificantes e inofensivos. Las autoridades sanitarias aseguran constantemente que el agua del grifo no representa ningún peligro para la salud.

El problema es que existen algunos aspectos que cambian esta percepción. Por un lado, el efecto de acumulación que se produce al consumir a diario y durante décadas esas toxinas. No es un vaso de agua; es uno y otro y otro y otro día tras día. Por otro, el “efecto cóctel”, es decir, aunque una pequeña dosis de una de esas sustancias no suponga ningún peligro, no sucede lo mismo con una mezcla de pequeñas dosis de 20 a 30 sustancias distintas.

Desde SaludMania.es nuestra recomendación es que consuma si es posible agua embotellada o por ejemplo, aguas más saludables que muchas veces encontramos en manantiales o fuentes públicas. Otra opción muy recomendable es invertir en un sistema de ósmosis para uno de los grifos de la cocina.

 

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *